¿Y cómo vamos a remover los refrigerios que nos tomemos? Lloro...

♻️ Las inversiones sostenibles son el futuro

enero 21 por Pauline de Zeeuw

¿Sabías que en poco tiempo las piezas de Lego empezarán a fabricarse con caña de azúcar en vez de plástico? ¿Y sabías que el Tottenham no está añadiendo ninguna pieza de plástico no reutilizable en su nuevo estadio? ¿Y sabías que las míticas pajitas están condenadas a desaparecer?

Pero… ¿qué tiene que ver esto con el trading? Pues tiene mucho que ver, ya que está generando un impacto en los mercados que no puede pasar desapercibido. En 2018, se gestionaron más de 12 billones de dólares en activos siguiendo estrategias de inversión sostenibles. Y esta cantidad ya representa una cuarta parte de los activos bajo gestión en EE.UU.

🔋 ¿Pero qué es la inversión sostenible?
La inversión sostenible significa combinar las mejores herramientas de la inversión tradicional con otros factores como el impacto social o medioambiental de una empresa.

Para un trader, esto se traduce en invertir en compañías que ofrezcan rendimiento financiero pero además generen beneficios sociales o medioambientales. Así, los traders pueden alinear sus objetivos financieros con aquellas empresas que miran más allá de los números.

💚 El verde es el «new black»
Esto de la inversión sostenible no le importaba a nadie hasta hace bien poco, pero las nuevas generaciones están cambiando esto, ya que son las que más se inclinan por esta forma de inversión.

Según un estudio hecho por Morgan Stanley en 2017, el 75% de los inversores individuales mostraron interés por la inversión sostenible, y en particular los inversores milenials (86%). Esta generación también se muestra dos veces más dispuesta que el resto a invertir en un valor cuya empresa tenga objetivos sociales o medioambientales.

🤑 ¿Es bueno esto para mi cartera?
A pesar del brutal y creciente interés en inversiones sostenibles, todavía hay bastantes temores sobre la rentabilidad que pueda ofrecer esta forma de inversión. Mucha gente cree que se gana menos, pero la verdad es que están equivocados.

En primer lugar, uno no puede olvidarse de la razón de invertir de forma sostenible, que es la de obtener una mejora social o medioambiental, pero aparte de eso… ¿cuál es el retorno que puede ofrecer una inversión sostenible?

Según una investigación de la Harvard Business School, si hubieses invertido 1 dólar hace 20 años en una pequeña cartera de valores formada por valores enfocados en el crecimiento, ese dólar se habría convertido en 14,46$. Nada mal, ¿no?

PERO si hubieses puesto ese dólar en una cartera con valores enfocados en la responsabilidad social, tu dólar se habría convertido en 28,36$. Si, casi el doble en comparación a la cartera mencionada antes.

Además, ¿recuerdas el brutal castigo que sufrieron las acciones de Volkswagen después de su famoso “dieselgate”? Las inversiones sostenibles están a salvo de estas desgracias.

Así que si puedes obtener beneficios mientras que el mundo se convierte en un lugar mejor… ¿por qué no hacerlo? 🙂

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 77.7% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización de CFD con este proveedor. Debes considerar si comprendes el funcionamiento de los CFD y si puedes permitirte asumir un riesgo elevado de perder tu dinero.