¿Quién dice que antes no se reciclaba? Antes te podías limpiar el culo con las acciones que no valían un duro.

Trading con acciones. La primera vez…

marzo 24 por Leonardo Siligato

Así que quieres dar el paso y unirte a mundillo este de la Bolsa y acciones y demás, pero no tienes ni idea de cómo empezar a hacer trading con acciones, ¿verdad? Bien, empecemos por lo básico entonces: Conocer lo que es una acción, donde comprarlas, y cuáles comprar.

¿Qué son las acciones?

Las acciones, en su definición original, son títulos emitidos por una empresa, que representan las partes iguales en las que está dividido el capital social de una sociedad.

En otras palabras, imagina que una empresa es una tarta, y la tarta se divide en partes iguales y a los trozos de tarta se les llama acciones y tu posees una parte. Bien, pues si tienes una parte, eres accionista de la empresa, y tendrás derecho a una parte de los beneficios de la compañía, dependiendo del porcentaje de acciones que tengas. Estos beneficios se reparten normalmente en forma de dividendos.

Pero cuidado, porque la vida no es un camino de rosas, el accionista también tiene que asumir cualquier pérdida de la empresa, equivalente al porcentaje de acciones que tenga.

 

Por ejemplo, si compras el 50% de las acciones de ChupaChups, tendrás derecho al 50% de los beneficios de la empresa. Cojonudo dirás. Pero si al día siguiente, el gobierno decide prohibir los productos con azúcar y ChupaChups no puede vender esos chupas tan ricos de fresa-nata. En ese caso, tendrías que lidiar con el 50% de las pérdidas. Como la vida misma, unas veces se gana y otras se pierde.

Por otro lado, hay diferentes tipos de acciones disponibles (como por ejemplo las acciones comunes, o las famosas preferentes), pero dejemos eso para los expertos, ahora no nos importa. Sólo necesitas saber que los accionistas normalmente tienen el derecho a votar en las reuniones de la empresa. Aunque si sólo tienes una de los tres billones de acciones de Facebook… ¡no esperes que Mark Zuckerberg escuche tu opinión!

Otra cosa importante que necesitas saber es que las acciones son indivisibles. No puedes comprar menos de una. Por ejemplo, si ChupaChups emite acciones por un valor de 100€ cada una, no puedes invertir simplemente 50€. El mínimo sería 100€, que corresponde al precio de una acción.

Quizás alguno se acuerde de que antiguamente, las acciones eran un folio de papel que los accionistas guardaban en un lugar seguro. Esto cambió a partir de los años 90 cuando se empezó a operar con ellas de forma virtual (quizá el mejor invento de los años 90 junto a las Spice Girls).

¿Dónde puedo comprar acciones?

Puedes comprar acciones de distintas formas, y de forma muy sencilla.

Algunas empresas venden sus acciones directamente. Normalmente encontrarás planes de compra directa de acciones en la web de la empresa. Así que, si tienes alguna compañía entre ceja y ceja, echa un ojo primero en su página web.

Si no puedes comprar acciones directamente (o no estás seguro en qué empresa invertir), pregúntale a tu banco. Algunos bancos ofrecen incluso un servicio online de trading conectado a tu cuenta bancaria. Date una vuelta por la web de tu banco o vete a dar un paseo a una oficina para ver si tienen esta opción disponible.

Si tu banco no ofrece un servicio de trading (o si tienes todo tu dinero guardado en la típica hucha del cerdito cual hombre de las cavernas), también puedes comprar acciones a través de una compañía de corredores de bolsa, más conocidos como brokers.

Esos brokers compran y venden títulos de cientos de clientes a cambio de una comisión. Puedes elegir entre tener una simple cuenta online de brokers, o contratar lo que se llama un “servicio completo”, el cual hará trading con acciones y otros instrumentos financieros en tu nombre. E incluso actúen como consultores o consejeros para ti. Obviamente, esto cuesta un poquito más.

¿Cómo empezar a hacer trading con pequeñas cantidades de dinero?

Como ya dijimos, las acciones son indivisibles, y una sola acción puede ser carísima dependiendo de la empresa. Algunas apenas cuestan unos céntimos, pero otras pueden llegar a costar más de 1000€ por acción.

Por ejemplo, las acciones de Google (o más bien de Alphabet, la compañía matriz de Google), tenían un valor de 860€ en Marzo de 2017. Esto es la hostia de dinero (y encima sin contar la comisión del broker).

Así que, ¿qué pasaría si quieres invertir en Google pero no quieres arriesgar más de 50€?

Bien, pues aquí es precisamente donde las apps como BUX son realmente útiles. BUX no vende acciones, pero en su lugar vende CFD’s. Un CFD es un “derivado” que refleja con precisión el rendimiento de las acciones, pero te permiten que hagas trading con la cantidad de dinero que quieras.

Pero recuerda siempre estas tres cosas, ya quieras invertir en acciones o CFD’s:

1.- Nunca inviertas más dinero del que estás dispuesto a perder. Con acciones y CFD’s hay riesgo de perder todo el dinero que has invertido. Si, por ejemplo, ChupaChups se hunde, sus acciones valdrían menos que el papel ese barato con el que te limpias después de plantar un pino. Y no importará lo que hayas pagado por esas acciones.

2.- Sigue a tu cabeza, no a tu corazón. Tu corazón siempre te guiará hacia ciertos valores. Es como si inviertes todo tu dinero en tu equipo favorito, y después ves como desaparece todo cuando los eliminan de la Champions League. O lo del Leicester que pasa una vez en… ¿100 años?. Así que párate y piensa. Sólo invierte en compañías que parezca que pueden incrementar los beneficios, y olvídate de tus pasiones.

3.- Nunca inviertas tus ahorros en sólo una compañía. O “nunca pongas todos los huevos en la misma cesta”, como decía el dicho. Distribuye tus inversiones a través de distintas compañías. Así, tu riesgo de pérdidas descenderá enormemente, y se incrementarán las opciones de que tus inversiones crezcan.

¿Capisci? Bien. Ahora quizás te preguntes porque el precio de las acciones sube y baja.

El precio por acción

Como todo lo que puedes comprar en este mundo, las acciones de una compañía se rigen por dos factores: oferta y demanda.

El precio de una acción está determinado por la cantidad de personas que quieran comprar una acción en determinado momento vs el número de personas que quieran venderlas. Cuando hay más gente que quiere comprar (más demanda), el precio tiende a incrementarse. Cuando hay más gente que quiere vender (más oferta), entonces el precio cae.

Hay razones infinitas por las que los inversores pueden comprar o vender acciones, pero algunas son más importantes que otras. Lo que más guía el precio de una acción son las expectativas de futuro de los inversores en la empresa.

 

Por ejemplo, digamos que ChupaChups revela una nueva receta, y ahora los ChupaChups son igual de saludables que una manzana. Probablemente las acciones subirán, porque todo el mundo querrá comprar estas acciones.

Pero las expectativas de los inversores sobre los precios de las acciones pueden diferir muchísimo de valor real de la compañía. Por ejemplo, ChupaChups quizás descubra que su nueva receta tiene efectos secundarios y la piel de los niños se vuelve amarilla. Entonces las acciones caerán, porque la realidad no se asemeja a las expectativas creadas.

Y así es como tenemos compañías sobrevaloradas, donde el precio de la acción es más alto que el valor real, y compañías infravaloradas, que valen mucho más de lo que valen sus acciones.

Así que tu objetivo, si decides comprar acciones, será distinguir entre las compañías sobrevaloradas y las infravaloradas, y esperemos que sólo inviertas en éstas últimas!

Escrito por

Leonardo Siligato

Licenciado en Economía y Finanzas por la Universidad de Bocconi, donde trabajó una temporada en investigación. Después de varios años en una emisora de radio nacional italiana, ahora escribe artículos financieros para BUX. Un entusiasta de la montaña, no pudo elegir mejor sitio para vivir que Holanda. Encuentralo en BUX como @Siligon_Valley

All posts
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 77.7% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización de CFD con este proveedor. Debes considerar si comprendes el funcionamiento de los CFD y si puedes permitirte asumir un riesgo elevado de perder tu dinero.